Martes 25 de agosto 2020

Mario González

Debajo de un tráiler junto a su moto y un charco de sangre quedó el cuerpo sin vida de un infortunado hombre.

Los motociclistas sufren de riesgos inminentes a la hora de circular en carreteras, avenidas y calles. El tráfico, las paradas de pánico, la grava, exceso de velocidad automóviles que cambian de carril, vehículos delante y detrás del motociclista, mal clima, conducir bajo el efecto de enervantes y/o bebidas embriagantes, superficies irregulares y fauna son factores importantes a la hora de un accidente, por eso, viajar en motocicleta es un riesgo y más si no se toman en cuenta las medidas de precaución, como lo es el uso del casco protector y respetar el límite velocidad.

Lamentablemente la tarde del pasado lunes 24 de agosto, pasadas las 5 de la tarde, el sistema de emergencias 9-1-1 de San Luis de la Paz Guanajuato, recibió múltiples llamadas reportando que una persona, que circulaba a bordo de una motocicleta, había caído y que requerían una ambulancia para su oportuna atención, además dijeron encontrarse cerca del Hospital Materno por el entronque de la carretera federal 57.

Unidades de emergencias, paramédicos y socorristas salieron de la cabecera municipal de San Luis de la Paz, tomaron la carretera federal 110 que conecta San Luis de la Paz con Dolores Hidalgo. Al pasar el entronque que conduce a la federal 57, los Paramédicos buscaban una señal por parte de los reportantes.

Fue a escasos metros de la entrada al hospital materno y cerca de uno de los retornos instalados en donde se pudo apreciar una pesada unidad y debajo el cuerpo de una persona boca abajo, este, además, se encontraba junto a una motocicleta y debajo del cuerpo un charco de sangre comenzaba a formarse.

Los Paramédicos únicamente pudieron constatar que el hombre no presentaba signos vitales, por lo que de inmediato se dio parte a las autoridades ministeriales y fueran ellas quienes investigaran datos concretos y anexarlos a la carpeta de investigación elaborada para el esclarecimiento y mecánica de los hechos.

La zona fue delimitada con cinta de acordonar en color amarillo, al interior del cerco la pesada unidad, quedó el hombre que vestía pants en color gris, playera blanca y tenis.

Minutos más tarde al sitio la unidad de SEMEFO se hizo presente para proceder con el levantamiento del cuerpo.

Algunos testigos del lamentable hecho no daban crédito de lo sucedido, en especial refirieron sólo haber escuchado un fuerte golpe, sin pensar que había sido la humanidad del hombre contra la pesada unidad.