Triste final tuvo Doña Paula; ella sólo hacía sus tortillas y las vendía para sacar a sus hijos adelante

0

Dolores Hidalgo C.I.N. Gto. 26 de febrero 2021 

Mario González

Antes de las 6 de la mañana de este viernes 26 de febrero del año 2021, los ojos de doña Paula ya no vieron los rayos del sol, sus ojos se cerraron para siempre. En la calle Manzano de la colonia San Agustín en la Cuna de la Independencia Nacional, se ubica una vivienda donde doña Paula hacía sus tortillas para vender, ya tenía aproximadamente unos 15 años desarrollando esta actividad, era muy conocida en la colonia, ya que desde temprano iba al molino y empezaba a hacer sus tortillas diariamente para venderlas, no importaba el frío, la lluvia o lo caliente del comal, doña Paula soportaba todo con tal de ganarse unos pesos honradamente para el sustento de su casa.

Según versiones extraoficiales, un hombre y una mujer llegaron hasta su domicilio, amagaron a sus hijos y a ella le exigieron sus pertenencias, quizás se llevaron su dinero, su celular no estaba en el lugar y dicen que se llevaron su camioneta, una FORD EXPLORER que con muchos sacrificios había comprado, los ladrones se fueron con rumbo desconocido, dejando a Doña Paula con múltiples heridas en su cuerpo, mismas que le provocaron desangrado inminente que a lo mejor eso le cortó la existencia y su cuerpo quedó inerte al interior de su domicilio.

A la llegada de los Paramédicos de la Cruz Roja, ya nada pudieron hacer por salvarle la vida Doña paula…tristemente ya había dejado de existir, los elementos de la Policía Municipal acordonaron el área para evitar que la escena fuera contaminada y esperaron la llegada de los Agentes Ministeriales, Peritos y Ministerio Público para levantar todos los indicios para integrarlos a la carpeta de investigaciones y en lo futuro establecer el móvil de este hecho violento y aprehender al responsable o a los responsables, según el caso.

Los vecinos y demás familiares no lo podían creer  que doña Paula hoy ya no vendería sus tortillas, vecinos llegaron cabizbajos y otros soltaron el llanto, se preguntaban ¿Por qué lo hicieron? Se hubieran llevado todo pero a ella no le hubieran hecho nada, ella sólo se dedicaba a hacer y vender sus tortillas.

Dicen que los ladrones amarraron a sus hijos y les taparon la boca para que no gritaran, después de cometer este ilícito se fueron a bordo de la camioneta de doña Paula y se perdieron en las calles oscuras de la colonia San Agustín.

Finalmente una camioneta del Servicio Médico Forense trasladó el cuerpo de Doña Paula a San Miguel de Allende para practicarle la necropsia de Ley y en tiempo posterior entregarla a sus familiares para su cristiana sepultura.