Dolores Hidalgo C.I.N. Gto. 23 de febrero 2021

Mario González

La noche del viernes 19 de febrero el grupo de motociclistas denominado URBAN CLUB, hizo una buena obra: le llevó una cama a la señora Rosa. El grupo de jóvenes hicieron la cooperación para comprar una cama y regalarla a doña Rosa, anteriormente los muchachos de URBAN CLUB, le proporcionaron un carrito para que ella vendiera sus tamales y su atole, y en esa visita se dieron cuenta de que doña Rosa carecía de una cama para dormir, de inmediato se organizaron y de su salario, destinaron una cantidad para comprar una cama, misma que la llevaron a entregar y doña Rosa los recibió con alegría.

No es fácil ayudar sin descuidar a la familia, pero cuando existe bondad en el corazón todo puede ser posible, y estos ángeles motorizados dieron otra muestra de su generosidad, no es que a ellos les sobre el dinero, pero sí les sobra corazón para ayudar al desvalido, en sus venas corre la sangre benefactora y buscan la manera de ayudar a quien verdaderamente lo necesita, siempre y cuando esté al alcance de ellos, porque también tienen familia, hijos, hermanos, padres o esposa qué mantener, sin embargo ellos saben que si ayudan al prójimo, Dios los bendecirá y los cuidará en sus recorridos a bordo de sus motocicletas para que lleguen con bien a sus casas, porque la vida es así; ayudas, aportas y te desprendes de algo tuyo para ayudar a los demás, a veces dejamos de comer para que los demás coman y eso es humildad, es sencillez, es empatía y solidaridad, por eso cuando ayudamos a los demás, la buena energía llega a nosotros, convertida en unión familiar, en salud y en vida.

Por eso los muchachos de URBAN CLUB han ayudado a más personas, mas no siempre lo han dado a conocer, pero gracias a algunas personas, seguidores de TV INDEPENDENCIA, que nos dieron a saber lo que harían estos ángeles sin alas, supimos que estos motociclistas llevarían esta cama a doña Rosa y con esta acción seguramente su salario les va a rendir, la salud les va a favorecer y el amor estará en sus familias.

Muchas gracias URBAN CLUB y que Dios los bendiga siempre.