Dolores Hidalgo C.I.N. Gto. 1° de mayo 2019                         Jesús Neri

Al cierre del año pasado las Intoxicaciones por picaduras de alacrán (IPPA) representaron la sexta causa que motivó a solicitar atención médica en las unidades de la Secretaría de Salud de Guanajuato.

Es por eso que la dependencia estatal, hace un llamado a la población a tomar las medidas pertinentes para la prevención de picaduras.

Las intoxicaciones por picadura de alacrán se distribuyen en 16 entidades del centro-occidente de México, desde Sonora hasta Oaxaca y en el centro en Durango, Zacatecas, Aguascalientes, Guanajuato, Querétaro, México, Morelos y Puebla.

En Guanajuato están presentes 2 especies de las 7 consideradas de importancia en salud pública (Infamatus infamatus e Infamatus ornatus), se encuentran distribuidas en 32 municipios de los 46.

El municipio de León representa el 45.37% del total de casos en el estado de Guanajuato, seguido por Irapuato con 11.34% y San Francisco del Rincón.

Se cuenta con suficiente antídoto programando con más de 80 mil dosis para los 46 municipios.

Los síntomas de la picadura son: Dolor local de leve a intenso, hormigueo y entumecimiento, comezón en nariz, lagrimeo, salivación, sudoración y convulsiones y en casos graves puede llevar a la muerte.

En caso de presentar una picadura es necesario acudir a la unidad de salud más cercana y no auto medicarse.

Existen factores de riesgo como son: vivir en zonas endémicas de alacranismo, las condiciones de vivienda que favorecen la formación de escondrijos de alacranes: tener material en desuso dentro de la casa, ladrillos apilados, tejas, cartón o madera y no deshierbar en derredor del domicilio; es decir, falta de prevención primaria durante actividades de riesgo laborales.

La incidencia de la picadura aumenta en tiempo de calor, sobre todo por las noches cuando los alacranes salen para alimentarse.