27 Diciembre 2019

Jesús Neri

No es la fila para comprar tortillas no señor, se trata de decenas de enfermitos que tienen que esperar varias horas para surtir su medicamento dentro del IMSS en Dolores Hidalgo.

Personas con enfermedades graves como diabetes, hipertensión e incluso insuficiencia renal, tienen que estar casi pidiendo limosna para que les puedan dar su medicamento a tiempo, antes que su salud empeore.

El problema incluso podría ser una negligencia por parte de los encargados, ya que la salud es un derecho básico de los mexicanos y parece que en la institución federal no piensan igual.

Tal parece que el problema con el servicio en especial en farmacia es una bomba de tiempo que en un futuro, no muy lejano, estallará en la Cuna de la Independencia, ya que se tiene registro que el problema no es nuevo y que desde hace unos meses atrás se ha acrecentado la falta de atención y suministros a la ciudadanía.