Con la finalidad de que se incorpore dentro de las actividades esenciales a las industrias del cuero y el calzado y la textil, para que al igual que las industrias de la construcción, la minería y la fabricación de equipo de transporte puedan iniciar operaciones de producción con apego a los estrictos protocolos que establezca la autoridad competente, el Pleno del Congreso exhortó al titular del Poder Ejecutivo Federal y al Consejo de Salubridad General.

Israel Cabrera Barrón recordó que el pasado 30 de marzo, derivado de la contingencia sanitaria por el virus COVID-19, surgió el decreto por medio del cual se ordena la suspensión inmediata de las actividades no esenciales, con la finalidad de mitigar la dispersión y transmisión del virus en la comunidad.

Luego de varias semanas en suspensión, indicó que el pasado 13 de mayo el gobierno federal emitió un comunicado nombrado como “la nueva normalidad” que se basa en la estrategia de reapertura de las actividades sociales, educativas y económicas en el país.

Detalló que en la explicación de la estrategia anteriormente mencionada, se contempló dentro de las industrias que podían retomar sus actividades, aun cuando el semáforo de riesgo se encontrara en rojo, es decir alto riesgo, la industria automotriz, la minera y la de construcción por considerar que son sectores que contribuyen fuertemente al PIB nacional.

En este sentido, el legislador lamentó que la industria del cuero y el calzado no se encuentre en esa lista, pues se estima que participan más de 15 mil 300 unidades económicas, 7 de cada 10 zapatos producidos a nivel nacional se fabrican en Guanajuato y son más de 143 mil familias que viven de esta industria, colocando a México en el noveno lugar a nivel mundial de producción de calzado, por lo que la incorporación de esta fuerza productiva a las tareas esenciales es prioridad en el Estado.

Preciso que la Cámara de la Industria del Calzado en Guanajuato ha manifestado que si no se restablecen operaciones en dicho sector el 70 por ciento de los productores tendría la necesidad de cerrar, ya que no podrían volver a restablecer operaciones de producción.