Dolores Hidalgo C.I.N. Gto. 

Regina Luna

La vida nos ofrece un sinfín de oportunidades para vivir, disfrutar y compartir, ya sea momentos, experiencias, bienes, alimentos o propiedades, pero también la vida ofrece constantes peligros que ameritan protegerse y ponerse a salvo, y cuando las cosas se realizan de la manera correcta y ante las instancias correspondientes, se pueden realizar acciones que van encaminadas precisamente a un bien común: a salvaguardar el patrimonio y a poner a salvo la vida.es el caso de que a través de TV INDEPENDENCIA publicamos el cierre del camino que está a un costado del Río Batán, a la altura del puente de la Avenida José Alfredo Jiménez en Dolores Hidalgo Guanajuato, la noticia desató polémica y los propietarios, en todo su derecho constitucional y con toda amabilidad nos invitaron a que los escucháramos para que ellos expusieran sus razones y fundamentos sobre el cierre del citado camino.

Existen antecedentes probatorios con sus denuncias correspondientes ante las dependencias gubernamentales sobre una serie de acciones de las que los propietarios fueron objeto: más de 30 robo de herramientas, electrodomésticos, motocicleta, bombas de agua, tinacos, tubería, llantas sillas, cilindros de gas, escalera, etcétera, además la invasión a la propiedad donde hombres y mujeres hacían sus necesidades fisiológicas y hasta se ensañaron con la muerte de un perro que estaba adentro de la propiedad además de sustos y amenazas que recibieron de algunas personas que usaban el camino para consumir bebidas alcohólicas y en ocasiones el camino hasta de hotel lo utilizaban.

Los propietarios, con pruebas fehacientes y documentos en mano, acudieron a los diferentes organismos gubernamentales y obtuvieron un permiso para proteger su integridad y también para proteger el inmueble, las autoridades municipales, estatales y federales no son ajenas a este caso, ya que los moradores poseen los documentos probatorios de este caso, los dueños son conscientes del transitar de personas a través de este camino y en todo momento han mostrado empatía y las puertas de la cerca son abiertas en fechas significativas como el 1 y 2 de noviembre y 10 de mayo, además las personas que han solicitado caminar por esta zona, dolorenses y turistas, han sido atendidos con amabilidad y respeto, pero las personas que viven a un lado de la ribera, en la zona donde está la cerca, son de juventud acumulada y son gente de bien, pero les preocupa que la zona sea invadida por alcohólicos, vagabundos y que no es justo que algunas personas vayan a tirar basura o animales muertos como perros, gatos y marranos y sobre todo, que ese camino no sea ruta de escape de algunos maleantes. Después de todo para que la gente buena siga existiendo, es necesario que se estén protegiendo.