Dolores Hidalgo C.I.N. Gto. 14 de abril 2020

Regina Luna

Día a día surge más la necesidad de personas que se han quedado sin empleo y que ahora no tienen ni para comer, es una situación difícil porque no es una, ni dos, ni tres, son bastantes los casos y así como el coronavirus, sigue avanzado a la par y lo hace en la pobreza.

Muchos dicen que si no morimos por el virus seguramente lo moriremos de hambre, algunos dicen que el virus a ellos no los afectará porque aún tienen empleo, tienen para pagar los servicios y los alimentos para sus hijos e incluso para comprar uno que otro antojito.

Lo cierto es que si existen las personas que están sufriendo los estragos por la contingencia para evitar la propagación del coronavirus.

Hay personas de buen corazón que han decidido apoyar a los que menos tienen, como Judith y Roberto dos dolorenses que han tratado de ponerse en los zapatos de los demás y por eso están trabajando para recaudar suministros y así poder formar despensas, mismas que ya comenzaron a entregarse.

Pero es importante recalcar que es muy poca la ayuda que se está recibiendo, porque es mucha la necesidad.

Las despensas las están entregando a personas que están pasando por una “dura situación”, que en casos muy extremos ya no tienen para comer, es por eso que también se hace un llamado a las personas de tomar conciencia; y si saben que alguien ocupa la ayuda más que ellos, ser honestos y permitir que los alimentos se destinen a las causas más necesitadas.

Teniendo empatía por las demás es como podremos sobre llevar esta situación, es por ello que si en tu colonia o comunidad hay alguien que necesite ayuda y tú puedes brindársela, hazlo y no esperes a que otras personas solucionen los problemas que en estos momentos son responsabilidad de todos.



Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here