Mario González

25 de octubre de 2021

El amor por la familia da fuerza y alienta a tener un empleo, buscando que a los integrantes de nuestro hogar no les falte nada, que día con día en la mesa esté un plato de comida servido, en ocasiones el empleo en el que nos desempeñamos tiene un horario diurno o bien nocturno, pero esas ganas por sacar adelante a los nuestros no es impedimento para levantarnos temprano o bien dormir hasta muy tarde.

El pasado fin de semana quedará marcado para los integrantes de al menos dos familias dolorenses, un fin de semana trágico y de luto en la que los hechos de tránsito, involucrando motociclistas, se hicieron presentes.

El primero de los hechos se dio al amanecer del sábado carretera a Guanajuato Capital, un hombre iba con dirección a su trabajo y el choque con una pesada unidad que se dio a la fuga, le arrebató la vida.

Al parecer la muerte rondó el fin de semana en las carreteras, y fue la misma huesuda quien no quiso terminar el fin de semana sin llevarse una vida más.

La noche del domingo, un hombre salió de casa su para ir a trabajar ¿Quién diría que a minutos de su destino perdería la vida en un trágico accidente?

Quizá, los pequeños que tenía alcanzaron a darle el último beso antes de dormir, con la fe de que al despertar sería un nuevo día y lo podrían nuevamente abrazar.

Los hechos se registraron entre las 9 y 10 de la noche, unidades de emergencias recibieron el reporte respecto a un choque múltiple en la carretera Dolores–San Felipe, como mayor referencia indicaban era pasando un reconocido balneario. Agentes de tránsito se trasladaron de manera inmediata, llevaban su sirena y torreta encendidas y circularon por la avenida norte a toda velocidad.

A su arribo las unidades de rescate ubicaron el percance y al ver lo aparatoso del mismo, comenzaron a realizar el acordonamiento necesario, las primeras inspecciones arrojaban al menos dos vehículos fuera de la cinta asfáltica junto al carril con dirección a Dolores Hidalgo.

El equipo de noticias nos trasladamos a la zona del percance. Lugar donde pudimos apreciar que las unidades de tránsito eran posicionadas de manera estratégica previendo un accidente más en la zona. Metros más delante entre una zona llena de hierba, esta una camioneta pick up incrustada, esta unidad al parecer también había sido involucrada en el percance.

Dentro del acordonamiento custodiado por elementos de seguridad pública estaba una camioneta tipo vagoneta de color blanco con daños en la parte frontal, parabrisas y sobre su toldo. También estaban los restos de lo que parecía ser una motocicleta de color negro y naranja, cerca de ella, estaba el cuerpo de una persona boca abajo; al parecer vestía pantalón oscuro, bota de trabajo y una chamarra o chaleco en color fluorescente.

Sin duda, el acordonamiento y la posición indicaba que este infortunado hombre ya no presentaba signos vitales. El tercer vehículo, la pick up solo tenía daños materiales, su conductor por fortuna salió por su propio pie de la unidad.

Al lugar también llegaron bomberos voluntarios, personal encargado en descartar riesgo por derramamiento de líquidos. Los minutos pasaban y la incertidumbre para algunos de saber quién era o de donde, crecían. En el sitio, solo se escuchaba decir que era de por ahí cerca, sin especificar el lugar o nombre.

Fue más tarde que al lugar llegaron unidades de la Guardia Nacional en su división caminos y carreteras. Seguidos por elementos de la Fiscalía, además de Peritos encargados de recabar los indicios del percance y con ello determinar las causas, así como dar con el presunto culpable.

En la zona del percance se hicieron presentes personas que referían poder conocer a quien se trasladaba a bordo de la motocicleta. La angustia y miedo por confirmar que quien estaba tendido sin vida era su familiar, amigo, hermano, esposo y compañero de trabajo fue confirmada momentos más tarde. Algunos en el lugar mencionaron que la persona del sexo masculino que perdió la vida era de la comunidad “El Tecolote”, viajaba con dirección a la Cuna de la Independencia Nacional, ya que comenzaría sus labores en una empresa dedicada al reparto de productos lácteos.

De manera extraoficial se pudo saber que la camioneta pick up y motocicleta circulaban con dirección a Dolores Hidalgo, viajaban delante la pick up y metros atrás la moto, la vagoneta se conducía con dirección a San Felipe Torres Mochas; de un momento a otro esta unidad, por razones desconocidas, perdió el control e invadió carril contrario, generando un impacto contra la pick up, unidad que perdió un neumático y salió de la carretera, posteriormente la vagoneta impacto a la motocicleta y con ello la humanidad de quien viajaba a bordo de la misma.

Esta versión, aunado a que al parecer el conductor de la vagoneta viajaba en estado inconveniente, no ha sido confirmada por las autoridades, siendo sólo una hipótesis al dicho de algunos testigos, siendo las autoridades quienes, tras recolectar los indicios, logren determinar cierta o incierta esta versión y con ello ayudar a dar con el responsable del hecho.

Fue de esta manera en que la carretera Dolores – San Felipe cobró la vida un hombre, un hermano, un esposo, un amigo o un papá, y que, sin duda, a escasos días del 2 de noviembre, “Día de muertos” auguramos un altar más a un ser querido que ha partido al más allá.