23 de marzo 2021

Por: Gladis Montserrat Padrón Bautista

San Miguel de Allende, Gto.- Hasta los migrantes “le entraron a la vaquita” para construir la plaza pública en la comunidad “Tanque Blanco” perteneciente al municipio de San Miguel de Allende, la inversión de obra fue cercana al medio millón de pesos y alcanzó hasta para el repellado de la iglesia, la barda perimetral y un espacio con juegos.

Gracias a una inversión municipal de 441 mil 830 pesos y la donación de 12 mil tabiques por parte de los migrantes, la comunidad ahora cuenta con un atrio renovado y un área de esparcimiento para disfrutar en familia.

«Con los paisanos, nuestros queridos sanmiguelenses allá en el otro lado, terminamos una de las obras que más nos habían solicitado, hay mucho por hacer y ustedes y yo tenemos un gran compromiso con nuestros hijos”, mencionó el alcalde, Luis Alberto Villarreal García.

La obra consistió en el repellado de la iglesia, la barda perimetral y un espacio con juegos para las niñas y niños de Tanque Blanco. La señora Rosalba Bárcenas, del comité de obra, aseveró que en Tanque Blanco han recibido diversos apoyos, entre ellos la ampliación de viviendas con “Hogares de Corazón” y la expansión de la red eléctrica.

Finalmente, Villarreal García entregó una cruz de cantera  y en los próximos días les donará un farol de latón hecho por artesanos sanmiguelenses para embellecer aún más la fachada de la capilla.