Adiós a Francisco Castillo, amigo de la ciudadanía, hombre de buen corazón y de una fortaleza inigualable

0

San Luis de la Paz  Gto. 15 de febrero 2021

Mario González

Cuando un compañero emprende el viaje sin retorno, duele su ausencia, sus palabras se quedan, sus acciones prevalecen y sus buenos actos le dan vida al entorno de su vida terrenal.

El pasado fin de semana una noticia corrió como pólvora, Francisco Castillo había fallecido, el hombre inquebrantable se volvió frágil ante las circunstancias adversas de salud que en unas cuantas horas terminaron con él, apenas hacía unos días había compartido sus actividades con sus compañeros, sus amigos y su familia. El hombre que ayudó a mucha gente Dios lo mandó llamar y su vacío dejó tristeza, melancolía, incertidumbre y llanto

Después de las 4 de la tarde del sábado 13 de febrero del año 2021, la central de Bomberos de San Luis de la Paz Guanajuato, recibía las cenizas de Francisco Castillo Chavero, sus compañeros de lucha, de ayuda y de cientos de aventuras, estaban tristes, cabizbajos, se sentían abatidos porque el destino les había hecho una mala jugada; Francisco Castillo Chavero se adelantó al viaje sin retorno, el Presidente Municipal, Luis Gerardo Sánchez estaba presente, los Rescatistas y Paramédicos de Cruz Roja y Protección Civil acompañaban en su dolor a sus colegas de Bomberos Voluntarios.

El Capitán José Luis Matehuala, con un nudo en la garganta dirigió el homenaje que se le hizo al Comandante Francisco Castillo Chavero y cuando el Presidente ludovicense hizo uso de la palabra, propuso que la próxima estación de Bomberos llevara por nombre “Francisco Castillo Chavero” y externó su más sentido pésame a los familiares, amigos y a todo San Luis de la Paz porque hemos perdido a un héroe

El Comandante Morín no pudo contener el llanto y sus palabras se quebraron de sentimiento y dolor, ese dolor que lastima y que penetra en el alma cuando el ser querido o compañero o amigo se va.

No es fácil seguir el camino sin un elemento, el Capitán Matehuala dijo que El Heroico Cuerpo de Bomberos de San Luis de la Paz Guanajuato perdió a un elemento pero ganó a toda una familia, siguiendo la tradición de los Bomberos, se le hizo entrega a su familia del uniforme y las herramientas que El Comandante Francisco utilizó en el desempeño de sus funciones altruistas

Al Comandante Francisco Castillo Chavero se le hizo una guardia de honor y sus cenizas estuvieron presentes en un homenaje póstumo en las instalaciones de Bomberos, más tarde sus cenizas partieron rumbo a la Parroquia de San Luis Rey, en el trayecto se unieron personas al cotejo, las sirenas de los vehículos de emergencia causaban expectación en la ciudadanía, la mayoría de los ludovicenses supo la pérdida irreparable del Comandante Castillo y con su mano saludaban a los Bomberos en señal de solidaridad, el cortejo recorrió varias calles de San Luis de la Paz y por fin llegó a la Parroquia de San Luis Rey, ahí se ofició una misa, El Sacerdote los recibió y ahí se  aplicaron los protocolos de salud para los asistentes.

La vida se va en un abrir y cerrar de ojos, queda el recuerdo de la valentía de ese hombre, se fue el hombre bondadoso, el inseparable amigo, el padre de familia, el esposo, el hijo, el hermano, se fue para siempre el Comandante Francisco Castillo Chavero 

Al Comandante Francisco Castillo le sobrevive su compañera de vida y esposa que siempre lo apoyó en cada suceso y agradecía a Dios que llegaba con bien después de apagar un incendio, después de ayudar en un accidente y con la satisfacción de haber salvado una o muchas vidas, también se quedan sus hijos y un sinfín de recuerdos, muchas vidas salvadas y muchos incendios sofocados, las  unidades de Bomberos y sus instalaciones, son mudos testigos de sus risas, ahí quedan las sensaciones de su coraje, a veces de impotencia, y en el corazón de los Bomberos ludovicenses queda el infinito recuerdo de haber experimentado hazañas y aventuras porque, aún con limitaciones, siempre con el Comandante Castillo hubo la coperacha para comprar y compartir ese refresco que tanto le gustaba.