San Miguel de Allende. Gto. 4 de febrero 2019 

 Bryan Galván

En atención a una denuncia ciudadana, personal de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) llevó a cabo la visita de inspección en un puesto de venta de herbolaria en el mercado público «tosma» del municipio de San Miguel de Allende Guanajuato, se encontraron 16 ejemplares de cactáceas de nombre común “peyote”, con dimensiones variables, de tres a nueve centímetros de diámetro, con tallos de hasta de diez centímetros. En el mismo sitio se identificó un frasco de vidrio de cuatrocientos mililitros con trozos de la misma planta sumergidos en un líquido e identificado como “tintura de peyote”.

El peyote es una es una especie perteneciente a la familia Cactácea, es endémica de México y se encuentra en las regiones desérticas como en los Estados de Nayarit, Durango, Chihuahua, Coahuila, Tamaulipas, Nuevo León, San Luis Potosí y en algunas zonas de Querétaro y Zacatecas.

Esta planta posee una extensa tradición debido a que los mexicas y huicholes lo utilizaban como uso medicinal y ritual, debido a que contiene mezcalina, una sustancia que genera efectos psicodélicos, además de ser una de las drogas más potentes e ilegales, debido a que sus efectos son de 4 a 6 horas, además de encontrarse en peligro de extinción pues el crecimiento de esta planta es de 6 a 10 años. Los principales síntomas que tiene la planta después de ser consumida son fuertes náuseas, vómitos, calambre y llantos que no tienen relación con la tristeza, pero en la cultura indígena, el vómito es considerado como parte de la purificación del alma.

Al solicitar los inspectores la legal procedencia de las plantas al vendedor, éste no pudo acreditar la misma, señalando que el dueño es originario del Municipio de San Luis de la Paz, Guanajuato. Ante tal circunstancia, los inspectores de PROFEPA aseguraron, de manera precautoria, los ejemplares y el frasco con trozos de peyote, iniciando el procedimiento administrativo al vendedor que las poseía y comercializaba. Los ejemplares quedaron en resguardo de la PROFEPA en tanto son depositadas en algún lugar con autorización para su manejo, buscando la recuperación y conservación de las cactáceas, dado su alto valor ambiental.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here