Dolores Hidalgo C.I.N. Gto. 02 de octubre 2019

Jesús Neri

Dolores Hidalgo no quedó fuera de las convulsiones político-estudiantiles de 1968, que a nivel mundial cimbraron el poder absolutista de muchos de los gobiernos en América y Europa.

Antes que se presentara el mitin estudiantil del 2 de octubre en la ciudad de México, en diversas partes de la republica ya se gestaban diversos movimientos en contra de la represión estudiantil y la libre asociación.

Pero fue en Dolores Hidalgo por ser la Cuna de la Independencia, donde un gran numero de estudiantes buscaron comenzar la manifestación en busca de la libertad de los presos políticos en Michoacán, sin embargo, y por bloqueos del gobierno en coordinación con diversos representantes de sectores mal informados, buscaron frenar el movimiento, tanto el clero, como el gobierno decían que el movimiento estudiantil del 68 buscaba desestabilizar al país, la presión religiosa y política, generó que los habitantes de la Cuna de la Independencia recibieran la marcha de los estudiantes a pedradas, jitomatasos e incluso uvasos.

 

De aquí partió un gran numero de jóvenes en busca de la libertad de presos políticos y la suya propia..

Después acudieron a Guanajuato donde nadie los tomó en cuenta, pasaron por salamanca donde nuevamente los apedrearon y gritaron consignas a su persona, únicamente en Valle de Santiago encontraron apoyo de los jornaleros y otros frentes que se reunían con el mismo fin, sin embargo, la fuerza de la “Marcha por la Paz” duró muy poco en el estado de Guanajuato, ya que el Ejército ordenó que los manifestantes subieran a autobuses, los desviaron de su objetivo y los trasladaron a diferentes partes..

Los manifestantes regresaron a su ciudad de origen, pero estaban listos con la consigna de volver a unirse en las marchas de la ciudad de México, sin embargo, el Ejército evitó que pudieran cumplir con su cometido.  Esto es parte de la historia de los estudiantes que se concentraron en Dolores Hidalgo, salieron en busca de la libertad y fueron frenados por el gobierno, poco antes de la matanza del dos de octubre en Tlatelolco.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here