Fueron 12 jóvenes los que este fin de semana se graduaron en el diplomado de tanatología en el interior del “Museo Bicentenario”.

Los temas que relacionan a la muerte, ciertamente son complicados, es difícil afrontar la pérdida de un ser querido y también es difícil aceptar la propia muerte cuando se está ante una enfermedad y en fase terminal.

El mundo evoluciona y con él, las herramientas y procesos para que la condición fisca y mental de la gente se desenvuelva con mayor salud.

La tanatología pretende curar el dolor de la muerte y de la desesperanza, tanto del enfermo terminal, como de sus familiares y de aquellas personas que por diferentes motivos, tienen ideas o conductas suicidas, con base a la prevención y la intervención.

Ayudar a “bien morir“ será una meta tanatológica cuando la muerte de un paciente está cerca.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here