Dolores Hidalgo C.I.N. Gto. 10 de marzo 2018                                Mario Galván

Los incendios de pastizales se propagan en cosa de minutos, segundo a segundo avanzan y avanzan hasta alcanzar dimensiones estratosféricas, arrasando con todo lo que encuentran a su paso: muebles casas, autos, animales y la flora que forma parte de nuestro ecosistema. Es así como sucedió la tarde del sábado 10 de marzo en las inmediaciones de La Presa El Gallinero que se ubica en la salida a San Felipe en el municipio de Dolores Hidalgo.

Pasado el mediodía, algunas personas llamaron al 911 para reportar un incendio forestal con grandes dimensiones, y es así como personal de Bomberos Voluntarios de la Cuna de la Independencia Nacional, se dirigieron al lugar, también una unidad de Protección Civil enfiló hacia la presa en mención y es que, los reportantes mencionaban que el fuego ya había hecho de las suyas y había alcanzado a dos vehículos, rápidamente los “tragahumo” sin medir consecuencias se dedicaron a lo suyo, a tratar de sofocar el fuego.

Fueron aproximadamente 5 hectáreas las que el fuego consumió, arbustos, mezquites, huizaches, llantas, plástico y la fauna que existía en esa zona, el fuego ferozmente consumía todo lo que encontraba a su paso, los Bomberos se comunicaban con sus claves, se coordinaban en acciones sincronizadas para abatir el fuego, el agua faltaba y el cansancio hacía estragos en ellos, sin embargo entre ellos mismos se daban ánimos para cumplir con su misión, arriesgando su vida.

Los bomberos de más experiencia coordinaban las acciones, cuidando siempre la integridad de los bomberos más jóvenes, pero no menos valientes que los demás, todos se ayudaban mutuamente para salir victoriosos en este incendio, así como en la mayoría de las ocasiones

Dos automóviles fueron consumidos en su totalidad, en su interior aún se sentía el calos del fuego implacable que los calcinó, las decenas de llantas que circulaban el área donde estaban los autos quemados, fue factor determinante para que se acrecentara el fuego, los Bomberos movían una y otra vez los residuos de las llantas y de repente el fuego se volvía a presentar y ahí  estaban los héroes sin capa, los valientes bomberos que dejaron a su familia en su casa para ir a cumplir con su deber.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here