Dolores Hidalgo C.I.N. Gto. 08 de mayo 2019                      Jesús Neri

Ella pasa horas ahí, en el mismo lugar, ve cómo el sol muere al llegar el anochecer… tan igual como el ocaso de sus días..

Doña Anita pasa sus vida sentada en una sillita afuera de la casa que renta, la pobre mujer desde hace un año perdió la fuerza de sus pies y su vista va por el mismo camino, esto la ha imposibilitado a valerse por ella sola…su hijo, un señor que rebasa los 50 años es quien la procura y ve por sus necesidades.

Ahí, entre la miseria y la soledad, los dos se atienden.

Hoy comieron frijoles con nopalitos y mañana y pasado también lo harán, los problemas son los mismos de siempre: la escasez económica para tener una vida digna y la falta de salud..

Muchos de sus hijos han muerto y los pocos que le quedan tienen sus propias preocupaciones, sólo el mayor es quien le hace sus remedios..

A la mujer le frustra no poder valerse por sí misma y piensa que si tuviera una silla de ruedas, quizá podría buscar la forma de tener un pesito más en su bolsa.

Si tu gustas apoyarla, la señora se encuentra en la colonia “El Pípila” ahí  entrando por el rastro municipal rumbo al centro de control canino, en la calle Hacienda de Burras marcada con el numero 26.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here