Por: Ana Barrón

 

San Miguel de Allende, Gto. 08 de abril 2019.-  Gran presencia de peregrinos tuvo la procesión religiosa del quinto domingo de Cuaresma, cuando feligreses participan en la traída del Señor de La Columna del Santuario de Atotonilco al templo de San Juan de Dios, al Santo también lo acompañan las imágenes del apóstol San Juan y la Virgen de los Dolores.

Los fieles partieron a la media noche del sábado del santuario de Jesús Nazareno ubicado en la comunidad de Atotonilco y hacia el templo de San Juan de Dios, que se ubica en el barrio del mismo nombre, ambos templos pertenecientes al municipio de Allende.

Más de 20 mil personas acudieron a esta peregrinación, debido a que la ciudad se queda prácticamente vacía porque hay miles de devotos de la imagen del Señor de la Columna, procesión que data desde 1812.

Las tres imágenes religiosas que recorren el trayecto, son cubiertas de pañuelos de seda para resguardarlas de las inclemencias del tiempo. Al llegar a la avenida Independencia, son recibidas por los sacerdotes, en esta ocasión, por el capellán de San Juan de Dios, Dante Muñoz Ledo, el Padre Fernando Manríquez y el Obispo de la Diócesis de Celaya, Benjamín Castillo Plascencia, siendo este último quien le colocó los tres poderes a la imagen una vez descubierta.

 

LA FE MUEVE MONTAÑAS

Es notorio el gasto que hacen los sanmiguelenses para adornar las calles por donde pasan las imágenes en las que se observan detalles por donde se vea; globos, flores naturales y artificiales son un factor común en esta procesión, sobre el suelo es usual que se realicen tapetes hechos con mastranto y manzanilla que generan un aroma único que solo se percibe durante la cuaresma, además de que este «olor a semana santa envuelve a la ciudad».

La señora María Ramírez, quien año con año adorna afuera de su casa con ayuda de sus hijos, aseguró que no se debe escatimar en gastos cuando se realiza una ofrenda como esta, «a veces debido a la mala economía tememos no tener dinero para adornar, e incluso a veces es pensado en pedir prestado pensando en que Dios no nos desamparará y el proveerá más; y así ocurre, pues siempre de una forma milagrosa por una u otra razón en esta temporada contamos con dinero para adornarle al Señor Nuestro Dios», dijo.

Y como esta familia muchas más motivadas por su fe no reparan en costos, sin dejar de mencionar que esto además implica un trabajo intensivo durante la noche anterior a la llegada de las imágenes pues solo cuentan con alrededor de 10 horas para realizar sus ofrendas.

Cabe señalar que también es común observar tapetes de aserrín con temas religiosos, muchos de ellos con significado tal es el caso del tapete que año con año coloca la familia Soria Vázquez, siendo en esta ocasión una imagen que pareciera tan real sobre el denominado Dolor de la Virgen,  el cual muestra a la Virgen a los pies de la Cruz

 

RESEÑA HISTORICA

Es alrededor de las siete de la mañana cuando la peregrinación llega a la ciudad, las imágenes son descubiertas y al Señor de la Columna, se le colocan sus poderes en su cabeza, las calles fueron adornadas por los vecinos y se colocó en el piso hierbas de olor como la manzanilla y mastranto al paso de la procesión. La imagen de este santo es una escultura de madera policromada, la cual es una trágica representación de Cristo flagelado, fue hecha a principios de 1800 por el padre Remigio Ángel González, quien era capellán del Santuario de Atotonilco.

La imagen mide aproximadamente 1.80 metros y pesa cerca de 40 kilogramos. En su mejilla, Cristo porta la cicatriz dejada por el beso de Judas y sus costillas están expuestas por la flagelación. Su cuerpo, cubierto de sangre, se encuentra ligeramente inclinado y apoya sus brazos en una especie de columna. Está apoyado en su pie izquierdo, con la pierna derecha ligeramente doblada. Su mirada refleja gran sufrimiento, con un extraño y trágico brillo. Lleva como única vestimenta, un cendal de terciopelo azul marino alrededor de su cintura y está atado a la columna por una cuerda morada que cuelga de su cuello. Se supone que la columna a la cual Cristo está atado para ser flagelado, representa la unión entre el cielo y la tierra.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here